El valor de la generosidad en momentos de crisis

El valor de la generosidad en momentos de crisis

La creación de valor social ha llegado para quedarse y hoy más que nunca se vuelve una prioridad que debe existir en todo ecosistema empresarial. A través de la creación de valor social, el emprendimiento social es una alternativa real para aliviar el impacto causado por la pandemia en la sociedad.

Los temas sociales siempre son de vital importancia; actualmente, ante la crisis de la pandemia del Covid-19 y los impactos que ésta ha generado, nos obligan a ser conscientes de la importancia que las iniciativas para reactivar la actividad económica se enfoquen, también hacia la generación de valor social. Por ello, impulsar el nacimiento y desarrollo de las empresas sociales se presenta como una gran alternativa de solución.

Cada vez son más las empresas alinean sus estrategias y decisiones a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como muestra del compromiso que mantienen con el planeta para lograr un futuro sostenible y más justo para todos.

Para esto, será importante aplicar la visión empresarial e involucrar también a los colaboradores, quienes pueden aportar tiempo y conocimiento para mejorar las comunidades locales.

Generosidad en tiempos de crisis

Una de las características distintivas de las empresas sociales es que están impulsadas de forma genuina y autentica, por su misión social, sus principios y sus valores. No es de extrañarse que, ante la crisis provocada por el Covid-19 que ha impactado de forma muy severa en el ámbito social, económico y productivo de muchas comunidades, la primera acción que llevaron a cabo muchas de estas organizaciones fue preguntarse, ¿Qué podían hacer para ayudar?.

El mundo demanda una nueva visión empresarial que se comprometa con el desarrollo social y ambiental sostenible. Una forma de hacerlo es crear programas que busquen mejorar las condiciones en las zonas donde operan.

El emprendimiento social tiene como misión la creación de valor social, relacionado con dar soluciones a problemáticas o necesidades sociales de un grupo específico de la sociedad. Sin embargo, por la naturaleza de su misión, estas iniciativas con enfoque social se relacionan con organizaciones sin ánimo de lucro y enfrentan dificultades en términos de sostenibilidad e impacto.

Un emprendedor social hoy en día no sólo es el que encuentra e implementa innovaciones y nuevos factores de producción, toma la iniciativa, utiliza su intuición, toma un riesgo, establece la dirección para el sector de la producción y sirve como motor para el desarrollo económico; más bien, es el único que puede hacer frente a los problemas a nivel tanto micro como macro porque es mucho más versátil, posee una visión mucho más amplia y es un sujeto de la transformación social.

En este sentido, los proyectos de emprendimiento social cumplen un papel fundamental porque permiten crear el entorno propicio, a través de la creación de valor social, para diseñar, desarrollar, emprender y generar condiciones de supervivencia. El valor compartido permite que la empresa incremente su valor, acelere su innovación y que los colaboradores se sientan como parte de un todo, pues saben que su trabajo tiene un impacto positivo también en la sociedad. A la vez, las comunidades se benefician porque se toman en cuenta sus necesidades particulares y se contribuye a la mejora y desarrollo social y ambiental.

  • Posted by Noticias
  • On 18 abril, 2022
Tags: Crisis, Generosidad, Oportunidades, valores

0 Comments